Espacios Culturales Indispensables: Editorial Ciengramos

¡Buenas a todo el mundo! Definitivamente abril no ha sido mi mes. Hacía años que no veía tan fuera de mí como este mes de abril.  Principal razón por la que no he hecho nada de lo que prometí hacer en esa última entrada de presentación de la nuevas secciones… Pero aquí estamos de nuevo. Y con una entrega de esta nueva sección: Espacios Culturales Indispensables. Sección que nace en parte porque es y será una cuestión recurrente en mi tesis doctoral, y porque no se puede permitir que estos proyectos/sitios/lugares/espacios no se conozcan a un nivel algo más masivo. Hoy, voy a hablaros de la Editorial Ciengramos.

Ciengramos son Antonio y Patricia. Dos personas que llevan adelante un proyecto cultural de un valor incalculable para la cultura granadina. Su historia comienza no hace muchos años en la Facultad de Bellas Artes de Granada. Antonio se empeñó en que debía haber un espacio de creación y de trabajo colaborativo entre la comunidad estudiantil y el espacio social y geográfico donde se integraba su día a día, el barrio de la Chana. Se trató de un experimento social, colaborativo, pedagógico y mucho más, que a día de hoy es ya un hito de los proyectos colaborativos, Aulaabierta. Con una actitud incansable para este tipo de ideas, nació también TRN-Lab. (Laboratorio artístico transfronterizo) un espacio para difundir las prácticas artísticas contemporáneas que se dieran en Granada (otro proyecto del procuraré hablar en otro momento), y del que parte el proyecto editorial que aquí os muestro: Editorial Ciengramos.

Ciengramos es una editorial con un carácter muy marcado. Su punto fuerte es recuperar aquellas manifestaciones artísticas y culturales que han formado o forman parte de la historia cultural de Granada y que no han tenido la difusión que merecían o no encontraban su «lugar» en los medios de difusión tradicionales. Otra de las partes del nacimiento de Ciengramos que interesa destacar es el tomarse la defensa de la cultura como parte de una militancia política, que en Granada alcanzó su máximun cuando el Centro José Guerrero (se creó entonces la plataforma por la defensa del Centro José Guerrero), iba a convertirse en una atracción de arte contemporáneo más para turistas y dejar de ser uno de los poquísimos espacios culturales que la administración permitía a la ciudad. Sobradamente queda dicho lo esencial que puede llegar a ser José Guerrero para construir una identidad cultural en Granada que no esté ligada a la Semana Santa o a la Alhambra más comercial y menos granadina. Éste ha sido también uno de sus últimos proyectos editoriales. Y es especialmente importante para ellos, porque representa no sólo una de las épocas más intensas de pensamiento crítico para ellos, sino que se trata de una manera de crear patrimonio histórico de la ciudad. Patrimonio de una lucha ciudadana, anterior al 15M, y que existió. De la que debe quedar constancia.

Los proyectos editoriales que Ciengramos llevan a cabo no son al uso. Para empezar, su ejecución es en un ámbito muy doméstico. Cuanto más puedan controlar ellos del proceso, más positivo es. No sólo eso, sino que también se trata de proyectos editoriales sin ánimo de lucro, es decir, de un proyecto editorial se cubren los gastos o se ayuda a pagar el siguiente proyecto. En todo caso, en los eventos de presentación, es cuando se piden ciertas retribuciones para el proyecto. Pero en cualquier caso, el presupuesto del que se parte, es cero. Llega en ocasiones a presentarse más como un hobby, que como una editorial. Y esto es parte de los objetivos que se quieren tener con Ciengramos, que se mantenga como un proyecto doméstico.

Por su carácter doméstico como decimos, su poco interés en generar plusvalía, y por las líneas editoriales que se trabajan, considerar este proyecto dentro de la esfera del emprendimiento cultural es complicado. Podemos entender, como Antonio Collados sugiere, que emprendimiento sea porque el proyecto ofrece una manera diferente de entender el trabajo editorial. Pero la propuesta de de nición que tanto Patricia como Antonio tienen, en este caso, dista mucho de la que puede entenderse desde el punto de vista de la Administración pública en la actualidad así como del sentido que puede dársele desde una perspectiva neoliberal. Todo esto, aunque no lo parezca, es también una manera de rebelarse contra los modos de hacer de un mercado editorial totalmente subyugado a los oligopolios, una manera de crear cultura y, además, con la conciencia de que la manera de hacerlo ayuda a repensar el presente tanto a en lo cultural como en lo político y social.

Los proyectos culturales y editoriales que se llevan a cabo son principalmente, proyectos que en un primer nivel, jueguen un papel importante en los afectos de Ciengramos, relacionados siempre con las diferentes formas de entender la cultura artística granadina como una manera de generar debate y hacer emerger diferentes líneas de investigación cultural a priori rechazadas por la ideología dominante. Se acerca entonces, con bastante claridad a un proyecto que puede crear de manera directa y en su primer espacio territorial conciencia crítica. No sólo porque se saque a la luz una labor documental e histórica rechazada por otras instituciones, sino porque pone de facto una generación de conocimiento, de prácticas artísticas y prácticas culturales hasta ese momento y en cierto modo, «demonizadas» o «relativizadas» desde la cultura institucional que hemos venido criticando y cuestionando en las páginas anteriores.

Como ejemplos, baste referirse a sus trabajos Escenas del Graffiti en Granada, Capital y Terruño, Planta Baja 1983-1993  o su última publicación, Granada, guía monumental. Un proyecto coordinado por Rogelio López Cuenca y Elo Vega en la que se propone una relectura crítica de la imaginería escultórica de la ciudad, (aviso para los y las fans de Nación Rotonda, ¡se incluye arte rotondista!)

Granada Guía Monumental. Ciengramos 2016

Granada Guía Monumental. Ciengramos 2016

¡Ah! Algo muy importante en todo esto, que traspasa a mi entender los planteamientos teóricos, es que el concepto ”difusión de la cultura” se hace mucho más material con este proyecto al difundir todas sus obras bajo licencias Creative Commons 3.0. Como ha ocurrido con los libros de Acaeció en Granada, monográfico del artista y performer (y mejor persona), Miguel Benlloch. 

Anuncios

¡Participa!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s