Clímax cinematográfico y sublime dinámico. ¿Es lo mismo?

Sublime y climax. Conceptos que a priori pueden contemplarse como absolutamente diferentes debido a los usos que tienen en sus disciplinas. Analizados paralelamente se acercan más el uno al otro de lo que pudiera llegarse a pensar. Según el diccionario Akal de cine, el climax, supone el punto de máxima complicación , donde la acción llega a su punto más culminante y comienza a resolverse y a decaer o de mayor interés dramático para el espectador (Akal 120). Según Kant el sublime es ” las diferentes sensaciones de contento o disgusto […] la sensibilidad peculiar a cada hombre para ser grata o ingratamente impresionado por ellas” (Kant.2)

Como podemos ver, ambos conceptos tienen cosas en común; y es que ambos necesitan del momento clave, de la conjunción de todos los elementos para crear la tensión. A simple vista, la relación es clara, el uso es muy similar, es evidente; habría que entender ahora, en qué nivel se relacionan ambos en el cine, cómo la experiencia sublime puede convertirse en experiencia estética cinematográfica, sin que ello conlleve cambiar el nombre, al clímax. La principal razón que vamos a encontrar, serán los niveles de actuación que estos conceptos van a tener: técnicos, analíticos y teóricos.

Para ilustrar estas relaciones, tomaremos de ejemplo el film ”Remando al Viento”, de Gonzalo Suárez.

El ejemplo de Remando al Viento nos es útil ya que en él se concentran los momentos climax (a un nivel técnico-narrativo), pero también la intención de crear la experiencia del sublime (nivel teórico) a través del cine mediante la conjunción total de la experiencia.

1.SINOPSIS DEL FILM

Es interesante formular aquí sobre qué va el film, ya que esta pregunta se responde a diferentes niveles. Desde un aspecto puramente histórico, nos acercamos a la vida de Mary Wollstonecraft (posteriormente adoptará el apellido de su marido Percy B.Shelley) en los años en que crea la novela de terror ”Frankenstein o el moderno Prometeo”. A lo largo del film encontramos diferentes personajes relacionados con el mundo del romanticismo inglés en los que se personalizan los valores de este movimiento: Lord Byron, Polidori, la propia Mary… El trasfondo además, para enfatizar la representación romántica no es otro que el de la noche en que se crea Frankenstein, mediante un juego propuesto por Lord Byron para crear la novela más terrorífica habida y por haber. En el film se desarrolla la vida de Wollstonecraft, y las situaciones de muerte que la rodean desde la creación de su personaje Frankenstein, el cual va apareciendo cada vez que la muerte se presenta en la vida de Mary Shelley.

A un nivel filósofico, la sinopsis va algo más allá, ya que nos encontramos ante los dilemas y problemas que la creación literaria conlleva, sobre todo cuando se trata de un mundo literario como el romanticismo decimonónico. Mary Wollstonecraft es el hilo conductor del film a través del cual encontraremos una paralelismo entre la creación y la muerte. Para Wollstonecraft, la creación de su monstruo supone la creación inevitable de la muerte en la vida. La creación, en este su monstruo creado va a ser lo que nos indique la espiral de desgracia a la que se someterán todos los personajes a lo largo de la película. Es un enfrentamiento de los personajes a sus fantasmas interiores.

2. LA EXPERENCIA ESTÉTICA EN EL CINE:

A la hora de identificar la experiencia estética en el cine, se encuentran serias dificultades,  puesto que el sublime es un concepto aplicable a las artes plásticas tradicionales, aunque no se sabe, por ahora, si funcionará en el esquema cinematográfico. Lo que sí tenemos seguro es que la experiencia cinematográfica en el cine es un ámbito más del que dispone el film que queramos analizar, llegar a un nivel que no sea el fenomenológico, ni el técnico, sino la conjunción de ellos. En palabras de Roland Barthes, salir del cine en un estado hipnótico (Barthes.351)

”Al encontrarse en la calle iluminada y un tanto vacía (siempre va al cine por la noche, entre semana) y mientras se dirige perezosamente hacia algún café, caminando silenciosamente (no le gusta hablar, inmediatamente, del film que acaba de ver), un poco entumecido, encogido, friolero, en resumen, somnoliento”(Barthes.351)

Tomando como idea base este concepto, se trata de ejemplificar en esta experiencia la relación que existe entre el climax y el sublime en el cine. Esta relación va a ser la que conteste preguntas como las relaciones que existen entre el film y el espectador o las diferentes sensaciones que produce una película en el espectador.

Roland Barthes se refería a este sentimiento como ”punctum”.

El punctum barthiano como vía para unificar sublime y clímax, es una manera diferente de acercarnos al cine como experiencia estética, ya que se basa en la subjetividad del individuo y en lo emotivo, esto es, siendo ello un instante preciso en una obra, algo que suscita en el espectador una experiencia vivida particular.

  • 2.1.EXPERIENCIA SUBLIME EN EL CINE.

Es en el comienzo del film cuando el espectador se topa con la primera intención de sobrecogerle, a modo de marcar el pulso que va a tener el film

La primera escena se sitúa en el polo Norte, donde un barco atraviesa los mares helados de manera lenta y constante. Se intercalan imágenes del barco, con la de una imagen en horizontal, de un ser echado sobre una mesa que respira profundamente. La música y los sonidos diegéticos acompañan el ritmo lento de la escena con los grandes planos del gélido mar.

remandoalviento

Se intercalan imágenes del barco, con la de una imagen en horizontal, de un ser echado sobre una mesa que respira profundamente. La música y los sonidos diegéticos acompañan el ritmo lento de la escena con los grandes planos del gélido mar. La voz en off de Mary Shelley habla y con un gran pesar explicar la situación a la que sus creaciones la han llevado, mientras escribe sus pensamientos.

franki

La construcción de esta imagen no es otra que la alegoría del destino, de la vida y de la muerte. En el siglo XIX la temática del naufragio en pintura fue habitual para representar por un lado, la incontinencia e infinitud de la naturaleza frente al ser humano y por ende la superioridad del mismo a pensarla, y por otro lado la banalidad del destino. En este caso, el barco no se encuentra naufragando pero se adentran en un mar de hielo, donde la nada y no la vida reinan.

El barco por otro lado, se toma como alegoría de la vida y del ser humano, es la intensa búsqueda de la respuesta a través de los confines. El planteamiento de estas ideas absolutas, la necesidad de contestar todas las respuestas ante el ser humano forman parte importante de las características del sublime kantiano, la necesidad de diferenciar entre lo finito y lo infinito.

En las actitudes del ser humano, según Kant, también pueden darse comportamientos sublimes gratos o ingratos, pero que provoquen dicha sensación. Gonzalo Suárez atribuye esta posibilidad a Lord Byron. En este caso, se trata de la sopresa, del comportamiento totalmente inesperado del que Lord Byron hace muestra cuando comienza a proferir cantos balcánicos, ante la inmensidad de lo lago, en la oscuridad de la noche. Esta acción no hace sino perturbar al espectador, para bien o para mal. Lo cual implica que le da la posibilidad de juzgar esta escena y esta acción, otra característica kantiana, aunque la comunicación se da posteriori, según Vicente Castellanos. En esta escena el rostro, la intensidad de la voz y del plano fijo ahondan más si cabe en ese momento de la experiencia sublime. Es mucho más inspirador para entenderlo que extraigamos ese momento del trailer de la película.

Una característica que maneja el sublime en el cine es la de darse en el momento oportuno, similar al concepto de punctum, que Roland Barthes nos nombra en ”Cámara Lúcida” Esta experiencia estética,

es una experiencia del detalle y del momento justo, no es posible para ningún espectador experimentar a lo largo de todo el film situaciones sublimes, por el contrario, éstas son pocas e individuales.

  • 2.2 CLIMAX COMO PARTE DE LA EXPERIENCIA ESTÉTICA.

El clímax se diferencia del sublime por el nivel de actuación que tiene en el film. Mientras que el sublime se sitúa en un plano subjetivo, de lectura filosófica, el clímax es parte esencial del guión, necesario para completar el desarrollo argumental del film puesto que mantiene la atención del espectador. Se produce en momento central del discurso narrativo, el desarrollo, momento de máxima tensión a través del cual pueden empezar a resolverse los interrogantes del film. Remando al viento se caracteriza por una esctructura clásica de narración con un inicio, nudo y desenlace. El primero de los climax aparece con el nacimiento de Frankenstein, cuando la figura que al comienzo del film se nos presentaba tumbada y respirando, toma vida a través de los pensamientos y palabras de Mary Shelley. Es una secuencia de planos contrapuestos, de corta duración entre el despertar de la bestia y la creación literaria. Los horrores y los miedos alegorizan aquí hacia lo que será una permanente en el personaje de Mary Shelley, la presencia de Frankenstein ante los pensamientos y temores de su vida.

franki2

Frankenstein será a lo largo del todo el film la señal indicadora, expectante de que la muerte se acerca a los personajes. Nunca se sabe con exactitud quién ni cuando pero la presencia de Frankenstein es la presencia de destinos fatales.

Su presencia, por otro lado, no indica que vayan a producirse climax. Es más bien el hecho de la figura inquietante que atenta contra los destinos de los personajes. Es un espectador que impasible sigue prestando atención a los movimientos de cada uno.

El climax que parece ser más importante para ilustrar esta relación de conceptos es el clímax final que se produce en la playa.

Mary Shelley vislumbra en la lejanía una niña, mojada, mirando frente al mar y se acerca a ella con el asombro de su acompañante que no la ve. Se trata de la hija de Lord Byron y su hermana, que se presenta como si de una ahogada se tratase. Para este clímax hay un precedente en el convento donde ella estudia. En este caso, es Percey Shelley quien ve al monstruo y no Mary. Con esta visión la conjunción del mundo real y el irreal se verifica, ya no hay diferenciación entre el sueño y la vigilia. Cuando Mary Shelley ve a la hija de Byron en la playa se hace consciente de su capacidad creadora.

Es en este climax, donde ambos conceptos crean en conjunto el punctum, un momento en el que tanto la trama narrativa como la experiencia sublime quedan unidas para crear, por una parte, una solución tensa en la narrativa del film (la muerte se materializa), pero también se juega con la nueva conciencia que Mary Shelley tiene de su poder creacional.

3.CONCLUSIÓN.

De una forma muy ligera, he intentado bosquejar lo que podría ser un ejemplo de relaciones y trabajo en común de conceptos que en un principio provienen de campos de pensamiento diferentes. El concepto de sublime en el cine, como experiencia estética no dista mucho a fin de cuentas de la tarea que el climax realiza en el desarrollo narrativo. La diferencia radica en los campos de actuación de ambos. Mientras que el clímax es un concepto esencial el esquema argumental de un film, la experiencia sublime puede ser totalmente evitada en un film, puesto que se trata de una experiencia sensible e individual. Puede darse la posibilidad de crearla, ofrecerla al público como una opción.

Por otro lado, se ha nombrado en algún caso, el parecido que el punctum, concepto trabajado por Roland Barthes, tiene con la experiencia sublime kantiana, ya que ambas buscan el juicio (en diferentes momentos) y parten de la idea necesaria de una experiencia horrible o placentera para la mejor comunicación entre un film y el espectador. Por último, al analizar el film desde una perspectiva cognitiva y emocional, con el fin de encontrar la experiencia estética, se podría considerar la necesidad que el film tiene de ser analizado desde una perspectiva comunicativa, de las sensaciones y el juicio individual, sin ceñirse a categorías teóricas o técnicas.

Para terminar, os comparto el comienzo de la película, para que os enganchéis y conozcáis una de mis películas favoritas de todos los tiempos, de esas que las ponen en TCM, las tienes en el disco duro, en dvd por siete veces e incluso en VHS e igualmente te quedas empanada viéndola.


Pues aquí estoy, ante el paso bloguero que he estado posponiendo durante unos días. Llevo prácticamente toda la mañana pensando cómo inaugurar este blog para que no marque mucho el curso y su devenir.

He decidido revisar todas aquellas cosas que quería publicar hace unos meses por diferentes razones. Me he decidido al final por sacarle partido a todo lo que escribí durante mi erasmus en Innsbruck, Austria (la ciudad más bonita del mundo después de Granada ❤ de la que hablaré próximamente ). Tuve una serie de asignaturas que me aportaron muchísimo tanto a nivel de reflexión como a nivel de trabajo y de experimentación y parte de ese enriquecimiento fue este trabajo de clase. ¡Del ostracismo de mi ordenador a este blog!

Como podéis ver, he decidido utilizar una Licencia Creative Commons, algo que explicaré pormenorizadamente en próximas actualizaciones debido a que, a fin de cuentas, esto es producción mía. Por muy paja mental que sea. De todas formas, mientras no os lucréis con ello, podéis usar esto citándome, si os sirviera para algún fin :).

Anuncios

¡Participa!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s